Cuatro hermandades realizaron sus estaciones de penitencia en la jornada del Jueves Santo, quizás la mejor en cuanto a la meteorología se refiere en una Semana Santa en la que el tiempo es el infortunado protagonista de estos días. Con un sol radiante y una noche algo fresca pero sin viento, lo que permitió a las cofradías lucir sus cortejos penitenciales, la Semana Mayor isleña llegaba al día en el que los tambores suenan tempraneramente por las calles.

La cofradía de Tres Caídas plantó su cruz de guía en la puerta de la iglesia bazanera de la Sagrada Familia a las dos de la tarde para emprender camino hacia el centro de la ciudad, pasando previamente, en las horas primeras y tranquilas de la tarde, por barrios muy cofrades como la Pastora, desde donde pocos instantes antes de las seis y cuarto de la tarde iniciaba su itinerario la Hermandad Sacramental de la Misericordia. Ya a las cuatro lo había hecho, en la iglesia de la Inmaculada, en la Casería de Ossio, la hermandad del Perdón con su impresionante crucificado que tallara el isleño Antonio Bey Olvera. Cofradía que en los últimos años ha logrado consolidar su estilo como una hermandad ‘de barrio’, con un cortejo uniforme de túnicas y un extraordinario paso dorado que llegó a Carrera Oficial a las siete y cuarto de la tarde algo pendiente -como Misericordia, que entraba en aquella como tercera hermandad del día- del reloj al detectarse que Tres Caídas llevaba un cierto tiempo de retraso que podía afectar a los cortejos de las dos corporaciones citadas, si bien se ‘ganó terreno’ sin que este hecho produjera problemas posteriores. Porque ajena fue Tres Caídas al retraso de casi una hora que experimentó Misericordia en su itinerario desde Carrera Oficial, ya que para cumplir lo previsto dependía exclusivamente de ella. Pero su ritmo se ralentizó sin motivo aparente y, aunque el horario de entrada de cruz de guía en la Pastora estaba estipulado a las 23:30 horas, lo hizo a las doce de la noche, y el paso de palio de la Virgen de la Piedad casi a la una y media de la madrugada.

La Virgen de la cofradía misericordiosa presentaba algunas novedades, como la corona de plata que le fue regalada en la festividad de la Inmaculada en lugar de la dorada que ha mostrado todos estos años, según indicaron fuentes de la cofradía a SFC debido a la necesidad de restaurarla. También la Santa Mujer Verónica presentaba este año una vestimenta distinta, con el uso de tul en el pecherín, y otra aureola o ‘galleta’ distinta a la habitual que diseñara Jesús Vidal González.

Cabe destacar que la Hermandad de la Misericordia celebra cabildo general extraordinario de elecciones el próximo viernes, y los hermanos podrán optar entre dos candidaturas encabezadas por Antonio Moreno Olmedo y Juan Carlos Collantes Faz, o bien el voto en blanco si no se es partidario de ninguna de las dos. Manuel Lobato Lozado deja el cargo de hermano mayor tras finalizar los cuatro años preceptivos, por lo que fue invitado a dar la última levantá del paso de palio en la recogida.

La cuarta cofradía que realizó su estación de penitencia el Jueves Santo fue Expiración desde San Francisco. A las nueve y media salía la cruz de guía para recorrer en silencio -todo el que permite un público que aun está lejos de entender lo que realmente significa una hermandad ‘de negro’ en la calle- un itinerario en el que las calles son apagadas en su alumbrado público para invitar a un mayor recogimiento. El crucificado de Cirartegui iba acompañado por capilla de música y la Virgen de la Esperanza por la banda de música del Nazareno con un repertorio sobrio. El palio mostró jarras de claveles en espiral con pespuntes de tonos verdes. Pasadas las dos de la madrugada hacía su entrada en el templo tras procesionar con singular belleza por la Alameda Moreno de Guerra.

Ya antes, el misterio de la Hermandad de las Tres Caídas se había recogido en la Bazán tras venir del peculiar paso por el puente Jesús del Gran Poder y antes por el gran gentío concentrado en la Venta de Vargas, donde la hermandad conjuntamente con la gerencia de este conocido restaurante, organizan un ‘mano a mano’ de saetas que son muy aplaudidas por los asistentes. El paso de esta joven cofradía ha estrenado avances en las cartelas del canasto, ejecutadas por el taller sevillano de Manuel Guzmán Fernández.

Fotografías e información de Miguel Ángel Sanz, David Luis González, Cristina Ruiz y Aurora Ruiz.

trescaidas01 trescaidas02 trescaidas03 trescaidas04 trescaidas05 trescaidas06 trescaidas07 trescaidas08 trescaidas09 trescaidas10 perdon01 perdon02 perdon03 perdon04 perdon05 trescaidas01 trescaidas02 trescaidas03 perdon05 misericordia00 misericordia01 misericordia02 misericordia03 misericordia04 misericordia05 misericordia06 misericordia07 misericordia08 expiracion01 expiracion02 expiracion03 expiracion04 expiracion05