El sacerdote Salvador Rivera Sánchez ha fallecido hoy martes a los 61 años de edad, víctima de la prolongada enfermedad que padecía. Ayer, por error, el Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz anunciaba este deceso. Solo han pasado 24 horas para que se haya hecho realidad la desaparición del que actualmente era párroco de la Iglesia de San José de Cádiz, en extramuros, y director espiritual del Consejo de Hermandades y Cofradías de Cádiz.

El cuerpo sin vida del sacerdote se encuentra en la iglesia de San José para ser velado y mañana miércoles tendrá lugar el funeral a las 16:30 horas. Será oficiado por el obispo de la Diócesis, monseñor Rafael Zornoza.

Salvador Rivera dejó un buen recuerdo en la parroquia del Santo Cristo en San Fernando, del que fue su párroco en una trayectoria de casi quince años de labor eclesiástica en La Isla que comprendió seis años en la iglesia de la Sagrada Familia y ocho en el Santo Cristo. Fue uno de los principales valedores de la recordada procesión magna de San Fernando en abril de 2010 y del nombramiento de Nuestro Padre Jesús Nazareno como Regidor Perpetuo de la ciudad. Recibió la insignia de oro de la Hermandad de los Afligidos (en la fotografía de esta noticia se le ve junto al paso de esta cofradía el Lunes Santo de 2010) después de que se conociera que el obispo le encomendaba una nueva misión y fuera trasladado a Cádiz en julio de 2012. Antes, en 2008, tuvo a su cargo el Pregón de la Semana Santa isleña.

Descanse en paz.