Es probable que, cuando transcurran los años, los cofrades de La Isla se percaten de la valía de algunas personas que, con su arte y su quehacer diario, están engrandeciendo no sólo la Semana Santa isleña, sino el nombre de la ciudad.

Hay quien dice que estamos en una tierra ingrata y que nadie es profeta en ella. Puede llevar razón, pero desde luego la Asociación Cultural Cofrade ‘La Venera’ se ha encargado este Cuaresma de que esta injusticia lo sea menos con el taller de bordados Virgen del Carmen. ‘La  Venera’ le ha concedido su galardón que cada año entrega en fechas cuaresmales a alguna personalidad, institución o entidad que destaca por los valores relacionados con la Semana Santa. Y la asociación que preside Antonio Prieto ha puesto los ojos en Joselito y Manu, que es como todos los llaman en La Isla.

José Muñoz Moreno es el alma mater del taller Virgen del Carmen y hace ya varias décadas que cogió el hilo de oro y las agujas para confeccionar verdaderas maravillas que, en un principio, vieron la luz en los cortejos procesionales de San Fernando. Pronto llamaron la atención de hermandades foráneas, congregaciones religiosas y particulares. Y entonces, poco a poco, Joselito y Manu comenzaron a bordar para cofradías de Úbeda, Córdoba, Bilbao, Jaén, Huelva, Cáceres, Jerez…y Sevilla, un punto de inflexión desde entonces por razones obvias. Es la cuna de la Semana Santa y hay todo un plantel de prestigiosos bordadores con un historial, en ocasiones, centenario.

El taller ‘Virgen del Carmen’ recibió el encargo de bordar un manto para la Virgen de la Estrella de San Jacinto y hace unos días se ha bendecido la saya que Joselito y Manu han bordado para la Virgen de la Victoria de la Hermandad de las Cigarreras de la capital hispalense. Ya hablamos pues de palabras mayores con el respeto que merecen las predecesoras que han confiado en Muñoz Moreno y su taller para enriquecer su patrimonio. Un estudio que ha dado obras de arte, especialmente reseñables los trabajos para Córdoba y Úbeda, y en San Fernando podemos ver sus bordados en los cortejos de hermandades como Columna (simpecado), Huerto (guión de la coronación de la Virgen de Gracia y Esperanza), Caridad (manto) Misericordia (guión de la juventud cofrade), la saya de la Reina de los Ángeles de la Sagrada Familia, Gran Poder, la túnica del Cristo de Ecce-Homo, la nueva túnica de cardos de Nuestro Padre Jesús Nazareno… Un nutrido grupo de obras artísticas que sirven para corroborar lo que, en su alocución en el transcurso del acto de ‘La Venera’, dijo el exhermano mayor de la Caridad, Domingo Azogue, que ha “dado sus puntadas” en alguna ocasión en el taller de Joselito: “Cuando se recibe un encargo,  desde el primer momento hasta su última puntada, todo el equipo sabe que está al servicio de la hermandad o de quien haya encargado la obra”.

Azogue ofreció unas palabras a modo de glosa en las que aseguró que en este taller “se trata cada obra con la misma ilusión y cariño con los que se ha encargado cada proyecto, da igual que sea para una hermandad pequeña o grande, un particular afamado o desconocido”, y quiso destacar al equipo humano de apoyo que trabaja junto a los dos bordadores representantes del taller Virgen del Carmen.

El acto de homenaje, celebrado en el Centro de Congresos, fue presidido por el concejal Ignacio Bermejo y el presidente de ‘La Venera’, Antonio Prieto, que le entregaron a José Muñoz Moreno y Manuel Trujillo la estatuilla en barro que desde hace ocho años concede esta asociación y que, así, hace más profeta a los nuestros en nuestra tierra.