La Hermandad Sacramental de la Misericordia presentó, en la noche del lunes, el nuevo paño que la Santa Mujer Verónica portará en el paso de misterio de esta cofradía en la tarde noche del próximo Jueves Santo. La corporación penitencial ha establecido, de unos años hacia acá, la costumbre de encargar a un artista una obra pictórica con el santo rostro de Cristo para que cada año se estrene esta pieza que sujeta la Verónica, que procesiona junto a Nuestro Padre Jesús de la Misericordia.

En esta ocasión, la pintura es obra de un joven artesano: Alfredo Martínez Pérez, que fue invitado a descubrir su obra junto con el hermano mayor de la Misericordia, Antonio Moreno Olmedo, previamente a que la escritora isleña Adelaida Bordés, secretaria general de la Real Academia de San Romualdo, tuviera a su cargo la glosa sobre el nuevo paño de la Verónica.

Alfredo Martínez ofreció unas breves palabras para referenciar su pintura. El autor agradeció a la hermandad de la Misericordia que le haya dado la oportunidad de realizar la primera obra para la Semana Santa isleña, quiso citar a Carmen Pérez como la autora de la costura de esta pieza y posteriormente pasó a desgranar las características de su pintura. “Se trata de una pintura al óleo sobre una pieza de seda natural aplicada sobre veladuras y pinceladas sueltas muy finas, que hacen destacar la textura del tejido”. Destacó el tratamiento del color con todos pardos y rojizos en el rostro, “humanizado pero lleno de unción como corresponde al Hijo de Dios; mi intención no ha sido hacer una interpretación realista de la tela en contacto, sino mostrarlo impregnado de los valores de Cristo, su misericordia y su resignación con la que carga el peso de la cruz”, explicó el autor.

Adelaida Bordés, posteriormente, tomó la palabra. No pasó por alto que el acto se celebraba el día de San José, por lo que citó al Santo Patrón al inicio de su intervención. Catalogó de “hermosa” la tarea de versar sobre la Santa Faz de Cristo, y realizó un repaso de cómo la pintura ha tenido en  cuenta, desde siglos atrás y en sus orígenes en territorio italiano, el Santo Rostro del Señor. Zurbarán o El Greco surgieron entre los nombres de maestros que han pintado la Santa Faz y que fueron citados por Adelaida Bordés, que apostó por este repaso histórico para el desarrollo principal de su disertación. “Impactante y sobrecogedora” fueron los calificativos que utilizó para hablar de una de las más destacadas obras con el rostro del Señor como protagonista, en referencia a la que en su momento pintó Zurbarán y que se puede contemplar en el Museo de Bilbao. “Los críticos coinciden en lo que dijo de nuestro Señor el profeta Isaías”, especificó la disertadora, que quiso pormenorizar en el prodigio que supuso esta obra del artista extremeño.

En una segunda parte tras esta semblanza histórica, llegó el momento de transformar el texto en una expresión cofrade, para lo que Adelaida Bordés se trasladó a los templos en la jornada del Domingo de Pasión, 24 horas antes de la celebración del acto que se estaba celebrando en ese momento, y más concretamente hizo sentir a los presentes que se encontraban en la iglesia de la Divina Pastora. Tras describirla y hablar de sus colores “que muestran la naturaleza isleña”, la presentadora engarzó con el ritual de los cofrades de las tres hermandades de penitencia allí radicadas para preparar sus respectivas salidas procesionales. Y así llegó al Señor de la Misericordia, “Cristo en cuyo rostro se subliman la bondad y la compasión”. Tras relatar el momento pasional que representa el misterio de la cofradía del Jueves Santo, destacó el papel desempeñado de la Verónica, su valentía “al ver a un hombre herido, cansado, derrotado, necesitado de ayuda, y siguió el dictado de su corazón, quedando en ese paño para siempre la gratitud de nuestro Señor”.

Ya en la descripción de la obra salida de los pinceles de Alfredo Martínez, Adelaida Bordés afirmó que “el rostro de nuestro Señor aparece sin dureza, destacando la resignación y la mansedumbre con la que carga el peso de la cruz, quedando en la tela las virtudes propias de su divinidad. Virtudes que deben ser un modelo a seguir”, aseveró la académica.

“El rostro de nuestro Señor es compasivo y misericordioso mientras camina con la cruz a cuestas. Al pintor le llamó la atención la dulzura de la imagen de Jesús de la Misericordia, que conoció a través de su padre”, explicó Adelaida Bordés, que realizó a continuación una bella descripción del rostro del Nazareno de la Pastora.

“Paño sanador, estampa de la pasión en Jueves Santo”, apostilló la exaltadora, como culmen de “la expectación” despertada por la nueva Santa Faz presentada en la noche del Lunes de Pasión. Tras una narración descriptiva de la salida procesional de la hermandad en los momentos de la tarde del Jueves Santo, finalizó su disertación entre los aplausos de los presentes. El acto fue clausurado por el concejal de Cultura, Juan José Carrera, que presidió el acto junto al hermano mayor de la corporación misericordiosa.